¿Qué soluciones tengo para conducir cuando amanece o anochece?

Enseguida llega el otoño, y los días empiezan a acortarse.

Si eres de los que estás todos los días pegado al volante sabes de sobra que las peores horas para conducir son aquellas que comprenden los momentos del amanecer y anochecer ya que la luz incide directamente hacia nosotros, creando reflejos y destellos que limitan la visión. Esta bajada de la capacidad de visión, que pueden llegar a provocar ceguera temporal, puede hacer que veamos de manera retardada a ciclistas, peatones o a cualquier otro vehículo, aumentando las probabilidades de poder tener un accidente de fatales consecuencias.

Actualmente dispones en el mercado de diferentes elementos para reducir el riesgo de estas situaciones, como pueden ser parasoles, gafas de sol, o cristales fotocromáticos.

Muchos conductores no utilizan gafas de sol o las utilizan de mala calidad o no homologadas, que además de no proteger pueden poner en peligro tu vista ya que disminuye la luz que llega al ojo dilantando la pupila y permitiendo que la entrada de luz ultravioleta sea mayor.

A la hora de elegir unas gafas de sol, tienes que tener en cuenta que los niveles de protección de en función del filtrado solar, son 5. Siendo 0 prácticamente transparente y 4 muy oscuro.

 

 

A esta protección le puedes añadir un filtro polarizante el cual va a disminuir los relfejos y la fatiga visual.

Además, si necesitas algún tipo de correción, puedes graduar las lentes de sol y añadir diferentes tratamientos o filtros ya sean espejados, polarizados o antirreflejantes.

También hay en el mercado parasoles polarizados que se adaptan a tus gafas graduadas y que te permiten de una manera muy económica y versátil afrontar esos momentos en la conducción.

Simplemente tienes que consultar en tu óptica de confianza y ellos te recomendarán lo mejor para tu caso concreto.

SHARE