REVISA LA VISTA Y LOS OIDOS ANTES DE IR AL COLE

Después de las vacaciones es importante para los niños volver poco a poco a la rutina tanto de descanso como de comidas. Animar de forma positiva a los hijos a empezar la vuelta al cole recordando conocimientos del año anterior, el reencuentro con los amigos, ir a comprar el material escolar y prepararlo con ellos afianzará su autoestima y la motivación de empezar de nuevo el curso.

Uno de los aspectos imprescindibles que hay que vigiliar y que se puede prevenir con una simple consulta a la óptica o al gabinete de audiología, es el hecho de descartar que el niño padezca algún tipo de problema de visión u oído. Tanto la falta de visión como la pérdida de visión representan un gran porcentaje del fracaso escolar.

En el apartado de la visión las afecciones más frecuentes son miopía, hipermetropía o astigmatismo. Y los principales signos de alerta suelen ser que el niño entrecierra o achina los ojos al mirar, a veces también miran de costado o se acercan mucho mientras dibujan. Los dolores de cabeza son muy frecuentes, sobretodo después de que haya realizado alguna actividad que requiera que tenga que mantener la mirada.

En lo que se refiere al oído, se puede referir la falta de atención como primer indicador de que algo no va bien o el no entendimiento en las conversaciones. También el hecho que de suba mucho el volumen de los dispositivos como tablets, televisión, ordenador, etc. En determinados casos no detectados, se puede producir un retraso notable en el lenguaje o una pronunciación incorrecta de determinadas palabras acordes a su edad y conocimiento.

El primer aspecto a vigilar es la higiene del oído, pues a veces, el exceso de cerumen puede originar un simple tapón que produce una sordera transitoria.

 

 

SHARE