¿Cómo oyen los animales con mejor audición del planeta?

La audición del ser humano es un sistema muy complejo y organizado hasta que descubres como éste sistema ha ido evolucionando en las diferentes especies.

El ser humano dispone de una audición comprendida entre los 20 Hz y los 20.000Hz, capacidad que va mermando con los años. También disponemos de nueve músculos que orientan los oídos aunque la mayoría sólo utilizamos 2.

En las diferentes escalas del reino animal nos encontramos con animales que tienen el sentido de la audición desarrollado de diferentes formas, y ahora os voy a explicar algunos ejemplos:

El primero, como no podía ser otro, es el ELEFANTE: si bien es cierto que parte de su buena audición se debe al tamaño de sus orejas no es la única razón. En su trompa y sus patas tiene un complejo sistema de centros nerviosos que le permiten detectar cualquier vibración sonora, por pequeña que sea, y que detecta su desarrollado oído interno. Gracias a él, los elefantes, utilizan para comunicarse , mediante sus barritos, infrasonidos comprendidos entre 1 y 20Hz (inaudibles para el ser humano) alcanzando distancias de escucha de hasta 10km.

Los PERROS: debido a sus orejas movibles y orientables, gracias a 17 músculos y al desarrollo de su oído interno, detecta frecuencias de entre 20Hz y 65.000Hz siendo su mayor sensibilidad entre 500Hz y 16.000Hz. Mientras nosotros oiríamos un sonido débil a 6 metros, el perro, gracias a la sensibilidad que posee, puede oír el mismo sonido a 25 metros. Por ello puede detectar tormentas a 10km mientras para nosotros resulta imposible.

La POLILLA DE LA CERA ( Galleria Mellonella): sin duda es uno de los seres con el oído más fino del reino animal llegando a detectar sonidos de hasta 300Khz (300.000 Hz) . Su evolución le ha otorgado la cualidad de poder escuchar 100 Khz por encima de las frecuencias ultrasónicas que utiliza su principal depredador, el murciélago.

Los GATOS: las orejas de los gatos poseen 30 músculos pudiendo rotarlas hasta 180º . En general, la audición de los felinos va desde los 64 hasta los 50.000Hz siendo la media para un gato adulto, mientras que los gatos jóvenes pueden escuchar hasta frecuencias de 100.000Hz. Además tienen una gran ventaja en cuanto a la intensidad sonora y es que los gatos, a diferencia de los humanos, pueden percibir sonidos apenas audibles para las personas a solo 1/1000 de su intensidad. Esto lleva a que tenga una gran capacidad de filtración de sonidos pudiendo oír el ultrasonido que emite un ratón a 25 metros con ruido de fondo.

Los BÚHOS: estas aves de presa poseen un sensibilidad auditiva que comprende entre los 50 Hz y los 20.000Hz. Una de las mayores diferencias que presentan con la audición humana es la mayor capacidad que tienen ellas para diferenciar secuencias de sonidos de intervalo muy corto, que las ayuda en el reconocimiento individual de la pareja, de los vecinos territoriales y de los pollos.

Los DELFINES: tienen un oído muy desarrollado que le permite escuchar sonidos a 20 km bajo el agua gracias al rango de frecuencias comprendido entre 20Hz a 150.000Hz.

Las PALOMAS: tienen una frecuencia de detección de sonido increíblemente baja, 0,5Hz. Gracias a ello pueden detectar el sonido cuando viajan a grandes distancias y detectar las condiciones meteorológicas de su trayecto como truenos y tormentas.

SHARE