¿Por qué a algunas personas les duelen los oídos con el frío?

Con la llegada de las primeras bajadas de temperatura a algunas personas se les resienten los oídos produciéndose dolor de oídos. Los cambios bruscos de temperatura y de humedad son el detonante perfecto para iniciar en nuestro cuerpo procesos infecciosos de las vías respiratorias si nos coge con las defensas bajas.

Pero, ¿por qué a algunas personas sienten dolor cuando se exponen al frío?

Pues resulta que hay personas que tienen mayor cantidad de vasos sanguíneos y capilares alrededor del hueso que conforma el conducto auditivo del oído. El aumento del frío hace que se aumente la presión y como respuesta, los vasos sanguíneos se contraen reduciendo el flujo sanguíneo del conducto acumulándose la sangre en el oído interno.

Otras veces el dolor de oídos es causado por otros agentes como bacterias o virus como consecuencia de catarros o infecciones, que si no se trata adecuadamente puede derivar en otitis. Esto nos recuerda que los oídos están directamente comunicados con nariz y garganta.

Por último, el estar en estancias cerradas y poco ventiladas, con el aire «viciado», también hace que se puedan producir infecciones de oídos ya que al bajar la calidad del aire, éste se convierte en un el caldo de cultivo perfecto para virus, por lo que se aconseja ventilar bien todas las estancias en las que vamos a pasar muchas horas.

¿Qué podemos hacer para cuidar nuestros oídos estos días de frío intenso?

  • Abrigarse bien cuando estemos en la calle con orejeras o gorros, tapando también la boca y la nariz.
  • Evitar contrastes bruscos de temperatura y humedad.
  • Cuidar la alimentación, procurando tomar alimentos ricos en vitamina A, C y B12 que sirven para aumentar nuestras defensas.
  • Ventilar, como ya hemos comentado, los lugares donde vamos a pasar mucho rato.

SHARE