Esto es lo que pasa cuando nos exponemos al ruido

Nacemos con una cantidad limitada de células ciliadas que son las encargadas de producir el estímulo nervioso que se transmitirá por el nervio auditivo hasta el área auditiva en el cerebro dónde se interpretará como diferentes sonidos.

A lo largo de nuestra vida vamos perdiendo éstas células que no tienen la capacidad de regenerarse. Por lo tanto es imprescindible cuidar los oídos para no acelerar su degeneración. Para ello, y como ya hemos hablado en otras entradas anteriores, es importante no exponerse al ruido fuerte, evitar ambientes con la música muy fuerte o al menos hacer descansos cada 30-40 minutos para no fatigar los oídos. También es aconsejable informarse de la repercusión de ciertos medicamentos calmantes o antiinflamatorios como el ibuprofeno, para no abusar de ellos más de lo necesario.

En este vídeo podemos ver como funciona el sistema auditivo  y la repercusión de la sobreexposición al ruido:

 

 

 

 

SHARE