Hoy es el día internacional de la concienciación sobre el ruido

silencio

El último miércoles de Abril de cada año, desde 1996, se celebra el día internacional de la concienciación sobre el ruido ambiental, promovido por la entidad neoyorkina CHC (Centro de Audición y Comunicación), que pretende alertar sobre los efectos nocivos para el bienestar y salud de las personas.  El fin de esta campaña es promover el cuidado del ambiente acústico, la conservación de la audición y la concienciación sobre las molestias y dañosque generan los ruidos.

Las actividades relacionadas con el Día Internacional sin Ruido en España están organizadas desde hace años por la Sociedad Española de Acústica con la colaboración de diferentes organismos públicos y entidades privadas. 

Entre los organismos públicos se encuentran los Ayuntamientos que, dada su proximidad a la ciudadanía, pueden influir de manera muy directa en que la sociedad en general se conciencie de la necesidad de que se deben producir cambios en el comportamiento cívico respecto al ruido. A tal fin se les propone la organización de un acto en ese día que reúna a los colectivos más representativos del municipio para la difusión de recomendaciones y prácticas que ayuden a mejorar los niveles sonoros ambientales. Se sugiere la difusión de un cartel informativo que ayude a crear en la ciudadanía una mentalidad de cambio en las prácticas nocivas frente al ruido.

Como acto simbólico, se suele guardar un minuto de silencio frente a los organismos públicos, como ayuntamientos,  con el fin de que se reúna al mayor número de ciudadanos y junto con las autoridades municipales, oír el ruido ambiental que les rodea.

El ruido afecta a las personas de múltiples formas, a corto y largo plazo. Estrés o pérdida de audición son sólo algunas de las consecuencias de la sobreexposición a la que nos sometemos a lo largo del día.

Actualmente, el impacto del ruido en la audición, la salud y la calidad de vida está totalmente aceptado y demostrado por un gran número de estudios científicos y médicos.

El ruido está considerado como un agente contaminante del mundo moderno, el agente contaminante “invisible”, y hoy día los individuos y las comunidades no aceptan que el ruido sea un producto “natural” del desarrollo tecnológico, y en consecuencia se debe regular y controlar.

El ruido, como otros agentes contaminantes, produce efectos negativos en el ser humano, tanto fisiológicos como psicosomáticos, y constituye un grave problema medioambiental y social.
La lucha contra el ruido es una acción individual y colectiva, el ruido no lo hacen solo los demás, sino que lo hacemos todos.

La lucha contra el ruido precisa, por tanto, de la concienciación y colaboración ciudadanas, así como de una implicación decidida y eficaz de las administraciones competentes, con una legislación y normativas adecuadas.

 

SHARE

Comments are closed.