LAS PROPIEDADES DE LA CERA DE LOS OÍDOS QUE NO CONOCES

hisopos-en-el-oído

¿Sabías que la cera de los oídos o cerumen, es un sistema natural de defensa que producen los oídos?

 

A través unas glándulas sebáceas y ceruminosas (entre 1000 y 2000) que tenemos en la parte interna del conducto auditivo, nuestros oídos segregan cerumen como sistema de defensa para mantener intacta la salud auditiva.

Su composición es entre un 40% y 70% lipídica, es decir, compuesta por grasas y otra parte por aminoácidos, proteínas y ácidos grasos saturados (colesterol) que le confiere la capacidad de repeler el agua (hidrofóbica) y de mantener lubricado e hidratada la sensible piel que recubre el conducto auditivo.

Debido a su PH relativamente bajo (aproximadamente 6,1 en individuos sanos) destaca por sus propiedades antimicrobianas, siendo tremendamente eficaz a la hora de reducir la capacidad de supervivencia de una amplia gama de bacterias (hasta el 99% de ellas), incluyendo a Haemophilus influenzae, Staphilococcus aureus y muchas cepas de Escherichia Coli.

Sus propiedades fungicidas inhiben los hongos que están presentes en las otomicosis. Además, ahuyenta a los insectos que tienen contacto con él.

¿Entonces cómo debemos actuar con él?

 

Cuando se produce un exceso de producción de cerumen, el resultado suele ser la formación de tapones que resultan molestos, ya que sus principales síntomas son: pérdida de audición en el oído en cuestión, sensación de taponamiento o plenitud, ruido manifestado en forma de zumbido y desequilibrio como las más importantes.

Tenemos que ir descartando la idea de que cera en el oído no es sinónimo de falta de higiene, al revés, su falta en el conducto auditivo también nos puede acarrear problemas, como descamación, picores y hongos entre otros. Teniendo cerumen en el oído aseguramos la integridad de éste, y limitaremos su limpieza a la parte externa de la oreja, ayudándonos de una toalla húmeda o bastoncillos, pero ojo!! éstos últimos sólo los utilizaremos en la parte externa, ya que si los introducimos en el conducto auditivo, tenemos serias posibilidades de arrastrar el cerumen hacia el final del conducto (propiciando la formación del tapón) o lo que es más graves todavía, la perforación del tímpano.

Si quieres saber más ponte en contacto con nosotros en audiologia@aravisión óptica.com o ven a visitarnos en la Av. Cesar Augusto nº 5.

SHARE

Comments are closed.